viernes, 17 de septiembre de 2010

Un clásico que se reinventa


Londres es, sin lugar a dudas, una de las ciudades más cosmopolitas del mundo, y una digna candidata a capital de Europa. (Que lo sea o no, depende de la subjetividad de cada uno, ya que posee muy buenas rivales, todo sea dicho)

El ritmo de esta capital es frenético, tan solo has de ir un día cualquiera a las enormes explanadas de Hyde Park y echar un vistazo al cielo. Posiblemente llegues a ver tres aviones simultáneamente. De hecho, no hay momento en que no surque los cielos al menos uno de estos aparatos. Y, puesto que esta ciudad sabe como rejuvenecer, no ocurre lo que en tantos otros lugares, la creación de guetos o barrios marginados. En Londres, cada zona brilla con luz propia.



El famoso metro, underground, o como les gusta a los británicos ''The Tube'' es otra forma de comprender el incesante ajetreo al que está sometida la otrora Londinium. Eficaz como él solo, con un túnel para cada sentido del trayecto en casi todas sus líneas, por lo que la posibilidad de equivocarnos es mínima, se encuentra atestado a cada momento. Creed lo de la eficacia a pies juntillas; si no podéis llegar a tiempo, no será por falta de indicaciones o retrasos, en cualquier caso, los vagones irán demasiado llenos -no al nivel del metro tokiota-. Y no es como los sórdidos subterráneos que son escenario de crímenes, o los insanos metros de lugares en vías de desarrollo. No señor.

El Tube de Londres tiene carácter propio. Las estaciones son muy distintas entre sí; desde la gigantesca King's Cross, a la bulliciosa Picadilly, pasando por el metro al aire libre del extrarradio o a los personalizados -cómo olvidar los azulejos con la silueta de Sherlock Holmes en Baker Street-. Por otra parte, el carácter se ve reafirmado cuando bajas la escalera mecánica de Leicester Square, y de repente, otro tipo de escalera hace acto de presencia. La 'Stairway to Heaven' de Led Zeppelin interpretada a la perfección por un guitarrista. Y es que en el Reino Unido piensan tanto en la eficacia, que por las estaciones más importantes se encuentran diseminados unos puntos específicos para todo aquel que quiera ganarse su vida aderezando la subterránea, o simplemente, quiera dar a relucir sus dotes como futuro Mozart.

Y cuando salimos de este particular infierno dulce, posiblemente estemos justo donde queríamos. Tal es la preocupación por el turismo, que las principales atracciones bien se encuentran justo a la salida, o hay un pasadizo que te acerca. Sirvan como ejemplo la colosal mole neogótica del Big Ben justo al salir de Westminster Station, o el animado corredor subterráneo que nos conduce al jardín del Natural History Museum, evitando que nos perdamos por el exterior.

Hablando de atracciones, Londres tiene, y muchas. Y, para qué engañarnos, si bien algunas de las mejores son gratuitas, otras son escandalosamente caras. La mayoría se encuentra en la denominada ''zona 1'' siguiendo las áreas de metro, que van de menor a mayor según se alejan del centro.


La oferta cultural es innegable, y tenemos desde la Tate Modern, que ofrece singularidades artísticas en lo que otrora era una fábrica, a la inmensa colección del British Museum, de la cuál se puede disfrutar hasta quedar saturado de grandiosidad, -si tu natural odio hacia el expolio que sufrieron las cultura antiguas de mano de los ingleses te lo permite, claro está-. Aún mayor, probablemente, es la colección del Natural History Museum, con ese imponente diplodocus haciendo guardia, y miles de fósiles asombrosos, desde el extinto moa, ave gigante no voladora, a un pez celacanto que conserva sus tejidos tras nada menos que 80 millones de años. Sin olvidar la inmensa representación a escala 1:1 de la ballena azul.

Algo distinto a lo citado, es el Madamme Tussaud's, que si bien entretiene una mañana entera de lo enorme que es, y denota una enorme calidad en las figuras de cera, es bastante caro y está tan abarrotado de gente que la sala principal parece una discoteca, más que un museo. Mas de un susto puedes llevarte al comprobar que lo que creías estatua, es en realidad una persona que quedó petrificada por momentos, abrumada por la congestión.


Si ahora nos dedicamos a explorar el corazón de la ciudad, nos encontraremos con los preciosos edificios del parlamento, y con un río Támesis que sin duda, aporta frescura y estilo a la capital británica. Tan solo estando en el comienzo del London Bridge se aprecia la garra de una gran capital, con la colosal London Eye en su lentísimo ciclo, el embarkment, y los modernos edificios de la City asomándose tímidamente desde el horizonte.
De la dichosa noria, decir que se encuentra entre esas atracciones caras -un viaje sin descuento puede rondar las 23 libras- y que la cola, ''queue'' como nos enseñaron en la escuela, o ''line'' como dicen los londinenses, es insufrible. Eso sí, una vez arriba, las vistas quitan el aliento.

Podemos continuar nuestro periplo desde Houses of Parlament, a su aledaña Westminster Abbey, de imponente fachada vertical. Siguiendo el río hacia el norte, y adentrándonos de nuevo en la ciudad, llegamos a la siempre concurrida Trafalgar Square. Es el almirante Nelson, desde una considerable altura, quien vela por la genial colección de la National Gallery. Si consigues subirte a uno de los resbaladizos leones que flanquean la columna central del monumento, te sentirás como un niño y como alguien importante a la vez.


Y ahora sí llegamos al epicentro de la vida londinense, a la hipófisis de este particular torrente de sensaciones. Una delicada estatuilla, bocas de metro a cada paso y un aglomerado de pantallas luminosas, todo ello aderezado con el rumor de cientos de personas. Estamos en Picadilly Circus.

No os miento si os digo que es en Picadilly y en Oxford Street, donde las cotas de consumismo y diversión se disparan. Consumismo, por ejemplo en Lillywhites, seis pisos (al menos) donde encontrarás todo lo que se te imagine relacionado con los deportes. Diversión, por ejemplo, en Trocadero, un centro comercial vibrante, que rebosa de actividad. Varios pisos adornados con el mayor arcade que puedas imaginar -incluye varias mesas de billar en línea, cientos de máquinas e incluso una pista de coches choques-, tiendas de bisutería, manga-anime, restaurantes, y una marabunta de personas de nacionalidad no inglesa. Aunque esto es típico de Londres, en lugares como este se acentúa.

Si continuamos por el centro, tarde o temprano llegaremos al SOHO, que cuenta con varias calles de lo más animadas. Lo homosexual, lo moderno, lo nocturno, la diversión, se dan de la mano en este compendio de pubs y sex-shops, que es mejor recorrer por uno mismo para que cada cual se lleve su propia impresión, puesto que es quizás menos definido que otros lugares. Junto a él, no podemos olvidar Chinatown, con esos almacenes donde venden todo lo imaginable, y escaparates con tartas dignas de haber sido diseñadas por Ferrán Adriá de la mano de Santiago Calatrava o Norman Foster. Su aspecto es tal, que dan ganas de alunizar con un Aston Martin y zampárselas en el acto.


Más hacia el norte, donde los edificios no oprimen tanto, accedemos a un rincón que hará las delicias de niños y mayores. Un lugar exento de prejuicios y donde puedes dejar volar tu imaginación. Llegamos a la archifamosa Camden Town. Para muchos, la mejor experiencia de la ciudad.

A primera vista el visitante cree encontrarse ante un gran mercadillo, pero gradualmente -y esto es lo mejor, que la sorpresa se da poco a poco- descubre que Camden es mucho, muchísimo más. En su calle principal puedes encontrar un ejemplo de cada tribu urbana en menos de cincuenta metros. Tiendas de aspecto genial, con fachadas decoradadas, y ante todo ropa, mucha ropa.

Pero si continúas, pronto aparece el canal de Camden, con cuyo lento flujo de agua y el mecer de las hojas de sauces llorones, apacigua este vibrante lugar. Más allá se encuentra lo que yo denomino, la plaza de las exquisiteces gastronómicas. Y es que Camden es el súmmum de la comida económica -y cosmopolita- en una ciudad donde la sensación de poseer un agujero negro en la cartera es constante. Platos de todos los rincones del mundo, contundentes y a precio de saldo, aparecen ante tus sentidos. No sólo el visual, sino el olfativo e incluso aparecen ante el paladar, a modo de aperitivos que se te ofrecen para decidirte por un puesto en concreto. Thai, vietnamita, hindú, turco, marroquí, polaco...todo lo que imagines. Y de postre, ¿por qué no deleitarse con una brocheta de frutas, cubiertas de chocolate belga fundido y espolvoreada con esponjitas dulces y trozos de avellana? Servida en hoja de platanera, faltaría más.


Por último, no podemos dejar pasar el nostálgico Stables Market, con los caballos como elemento constante de decoración y una ingente cantidad de miscelánea 'vintage' para los amantes del pasado, desde mapas de la antigüedad, a pósters, ropa, máquinas de escribir, instrumentos musicales, etc. Y el colofón, para la que quizás sea la tienda más genuína de cuantas he visto. Cyberdog, al final del recorrido por Camden. Una entrada custodiada por robots gigantes da lugar al neón, a la fluorescencia, a camisetas con pantalla LED, a peluches de enfermedades, a artículos dedicados a la práctica de sexo un tanto alternativo. El paraiso freak por escelencia.

Con todos estos alicientes, dan ganas de quedarse a vivir, pero aún nos queda Londres por recorrer.

Es hacia el Este, en busca de los Docklands, donde surge lo que da lugar al título de este artículo. Tradición y modernidad, van de la mano en la City londinense. El St. Mary's Axe, ese archifamoso rascacielos con forma ahuevada y de concepto futurista, custodia otros tantos colosos acristalados, a uno y otro lado del río, como es el caso del nuevo City Hall, que parece una esfera deformada por el fuerte viento. Y todos estos edificios, rinden completa devoción a sus ancestros, dos de ellos, se cuentan posiblemente, entre las construcciones más bellas del mundo.


Hablamos de la ''Tower of London'' y del ''Tower Bridge''. La fortaleza medieval, causa un bellísimo impacto, con sus preciosas torres, sus sólidos muros y su cuidada explanada. Por otro lado, qué decir del puente. Si hay algo de la ciudad que supera las espectativas que tenías antes de visitarla, es el Tower Bridge. Majestuoso, ligeramente gótico, colorido, único en sus formas, totalmente acorde con las orillas que une, con el río que protege. Pasear bajo sus dos torres es una experiencia inolvidable.Tanto como contemplar la ciudad desde la cúpula de St. Paul's Cathedral, la colosal y clásica. Tan alta es, que cuesta atisbar siquiera la enorme cúpula desde abajo, desde según qué ángulo.

Pero no todo en la zona de la City es positivo; el ritmo de vida es demasiado frenético, es zona de negocios. No esperes contemplaciones si has de pedir información, estarán demasiado ocupados para ofrecértela. Y no esperes saciar tu apetito sin vaciar la cartera. Posiblemente debas empeñarla para poder costearte la cena.


Yendo aún más hacia el Este, aparece el complejo de negocios de Canary Wharf, que si bien no posee la elegancia ciertamente opresiva de la City, sí que tiene un toque espacioso, joven y americano. Los canales y parques de verde puro que rodean los rascacielos, la plaza del One Canada, edificio más alto de Gran Bretaña, y la fabulosa salida de la estación de metro, contribuyen a grabar en la retina una imagen impecable. El atardecer, en ese singular lugar, debe ser espléndido. A esa hora, miles de empresarios atestan los pubs para cenar.

Si, por último, nos alejamos hacia el sur, cruzando el Thames, aparece ante nosotros un bellísimo suburbio que guarda una grata sorpresa. Greenwich. Con aspecto de pueblecito pesquero, cuesta creer que se encuentra inmerso en una urbe de ocho millones de habitantes, cuesta hasta que al otro lado del río ves la mastodóntica figura del One Canada y piensas que 15 minutos de metro te separan del bullicio. Allí reside, en Greenwich, el Cutty Shark, posiblemente el velero más famoso del mundo, que no tuve suerte de ver puesto que se encontraba en restauración. Pero hay más alicientes, como la colina del observatorio, donde se encuentra la famosa línea meridiano, que divide el mundo en dos.

Y más importante, desde allí las vistas de la ciudad son, no ya bellas, sino épicas. Creedme que pasar un atardecer contemplando la ciudad en todo su esplendor desde ese recodo de paz y sosiego, es algo que difícilmente se olvida.



Ahora es más fácil comprender que Londres, a pesar de ser una gigantesca metrópolis, es una ciudad madura, y esto ayuda a que coexistan lo antiguo y lo moderno sin estrépitos, sin ser forzado, y a que en todo lugar haya cerca un parque donde relajarse y huír del estrés. Es debido a que Londres ha crecido sin prisas, y así, no hay ningún barrio marginado, ningun lugar sin sus debidos servicios básicos. Prueba de ello es que tenemos parques geniales, como el ya citado Hyde Park, con su lago Serpentine, y kilómetros cuadrados para hacer el ganso -o darles de comer a ellos-. También tenemos el Green Park, con sus famosas tumbonas, y su romántico y otoñal paseo flanqueado por robustos árboles de hoja caduca.

Y cómo olvidar el St. James Park, el parque de palacio, de un aburrido y sórdido palacio de Buckingham que habrá a quien le merezca la pena, pero a mí me resulta demasiado gris y monótono. Este parque es, en esencia, la viva imagen de esa idea que todos tenemos de un parque. Un precioso lago con puentes de madera, una islita con pelícanos, sauces nutriéndolo con sus llantos en la ribera, jardines inmaculados, y fauna variada. Ocas, gansos, patos, cisnes, ardillas, cuervos, etc.


Como broche final a nuestro recorrido por Londres, hay que citar Regent's Park. Situado cerca de Camden Town, junto al parque zoológico, reune las condiciones para ser el parque ideal. Posee una explanada que alcanza hasta el horizonte, donde docenas de grupos de deportistas, desde profesionales a amateurs, se dedican a llevar a cabo una vida sana. Es una imagen que merece la pena conservar. Es lo más cercano a un mundo ideal que puedes atisbar.

Asimismo, hay otra parte dedicada al descanso puro y duro, con un césped de un verde que duele a la vista y apetece sin dudarlo, y otra de jardín escénico, con colecciones de flora que logran paisajes asombrosos. Desde cascadas pedregosas donde se respira la más pura humedad y el perfume de las rosas, cientos de rosas de mil colores que atestan los Queen Mary's Gardens.


Tras esta lectura, cuesta pensar en Londres como esa ciudad de gente estirada, gris a más no poder. Cuesta pensar en el humor ácido, en lo conservador.

Londres, hoy por hoy, es tan cosmopolita, e incluye una oferta tan amplia de 'todo', que me atrevo a decir que es una ciudad de plastilina.

Es una ciudad que se moldea, a tu gusto, hasta que sin lugar a dudas puedes gritar ¡Estoy satisfecho!
. . .

Gracias por leer

miércoles, 2 de junio de 2010

Colosos en la jungla




América Central es conocida por su enorme biodiversidad. A ésto ayuda un clima tropical con generosísimas precipitaciones y temperaturas estables durante todo el año. Las condiciones perfectas para que se de la pluviselva más vírgen del planeta.

En Guatemala, la influencia tropical no es tan acusada, puesto que nos encontramos ya cerca del Trópico de Cáncer. Sin embargo al norte del país, donde la península de Yucatán comienza a separar el mar Caribe del golfo de México, encontramos una jungla muy densa.

Es aquí donde se levantan algunas de las más impresionantes construcciones que dejó tras de sí la Civilización Maya. Estamos en la región de Petén.


La cultura Maya ha fascinado siempre al mundo moderno, por ejemplo, por sus conocimientos de astronomía. Muchas de sus edificaciones se levantaban con la única excusa de ser un punto donde observar bien el cielo, un cielo que desde el suelo queda oculto entre la exuberante vegetación. Por otro lado, muchos amantes de la especulación, barajan la posibilidad de que hubiesen sido descendientes de los egipcios, dada la similitud de sus pirámides.

Y por último, de rabiosa actualidad, la Cuenta Larga del calendario Maya, que presupone cambios de ciclo cada cierto tiempo. El periodo actual comenzó en el año 3114 a.C. y termina en diciembre de 2012 d.C. Lo que por los Mayas era vaticinado como un gran cambio, muchos sensacionalistas y alarmistas aprovecharon para etiquetar de apocalipsis a la vuelta de la esquina.

No considero este momento el ideal para entrar a debatir sobre eso. Lo que sí es cierto es que la calidad arquitectónica de los pueblos amerindios llegó a ser en cierto modo, superior que la de los habitantes de las riberas del Nilo.

En lo más profundo de la jungla guatemalteca, se yerguen como fantasmales mastodontes entre la neblina húmeda tropical, las siluetas de las colosales pirámides de la antigua ciudad de Tikal [ciudad de las voces].


El que las contemple, podrá sin duda sentir lo insignificante del ser humano frente al tiempo. Una poderosa urbe que en su tiempo - hablamos del siglo I a.C. hasta el siglo IX d.C.- contó con más de cien mil habitantes, todo un fuera de serie. Ahora sólo nos quedan las ruínas de tan magnífica metrópoli, que no obstante son muy numerosas; pirámides, templos, terrazas, etc. que nos recuerden tan doradas fechas.

Más concretamente, el complejo de Tikal posee seis templos piramidales principales, que destacan con mucho del resto de edificios. La pirámide del Gran Jaguar (I), la de las Máscaras (II), la del Gran Sacerdote (III) - considerada la mejor conservada del mundo Maya -, la de la Serpiente Bicéfala (IV), que con sus imponentes 64 m de altura es la mayor de todas, una pirámide en la que no se encontró tumba (V), y por último la de las Inscripciones (VI).


La serenidad con que estas moles de piedra tallada gobiernan la jungla, hermanándose en todo momento con la flora del lugar, nos da a entender la magnificencia de los pueblos antiguos, y ayudan a comprender las preocupaciones y el modo de vida de sus gentes, ya sea por el tipo de edificio que predomine - nos dirá a qué aspecto de la vida daban más énfasis - y por los textos que encontremos grabados en ellos y en sus manuscritos.

Lugares como Tikal merecen ser citados y preservados para que la humanidad sea testigo de su pasado más remoto, que nos ayuda a resolver en parte la duda de quiénes somos y de dónde venimos, si bien no en ámbito cosmológico, sí en ámbito histórico.

...Gracias por leer...

________________________________________________________

Links de interés

Para saber cómo funciona el complejo calendario Maya.

He elegido este vídeo puesto que nos hace ver cómo el conjunto se encuentra inmerso en la profunda jungla. Sin palabras.


lunes, 31 de mayo de 2010

El legado de la erosión


Hay en Turquía, en la zona central del país, una región que ha sido curiosamente labrada por la acción de las aguas y los vientos.
Aunque sin duda, el líquido elemento es el artífice principal de tan magnífica obra.

A la acción erosiva de las aguas en tierras calizas, se le llama karstificación, la cual da lugar a los paisajes kársticos. Se produce por la disolución de los carbonatos cálcicos (CaHCO3) de las rocas que lo contienen, más concretamente del bicarbonato cálcico - es más soluble que el monocarbonato -.

Ésto da lugar a una erosión diferencial - una parte sí y otra no - de las rocas, y el resultado son unas curiosas perforaciones, que dan lugar a un laberíntico complejo de túneles y pequeñas grutas.

En la Capadocia, que así es como se llama la zona, estos paisajes alcanzan su máximo exponente. Ayudan además las famosas 'chimeneas de hadas', pedruscos sostenidos por columnas que parecen surgir de la mano del hombre, pero nuevamente son producto de la erosión. La piedra superior, antaño a nivel de suelo, protegía a la capa de tierra inferior de la erosión, y las zonas no cubiertas por la piedra, se erosionaban mucho más. Por tanto la piedra queda sobre la capa a la que cubre y a cierta altura. [Ver figura explicativa]


El resultado es mucho más sorprendente del que cabría imaginar en un principio.


Y la Capadocia no guarda sorpresas sólo para los amantes de la geología. Desde tiempos atávicos, las poblaciones que llegaban a asentarse aquí, establecían viviendas y fortalezas en el interior de los túneles y cuevas. Era llegar y encontrarse ''la casa hecha''.

Como resultado tenemos ciudadelas de piedra que son una delicia a la vista e incluso iglesias dentro de las grutas, con frescos de incalculable valor, herencia de los pueblos cristianos que habitaron el lugar.

El gobierno turco ha visto un filón turístico sin igual en el encanto paisajístico de la zona, y proliferan desde alojamientos en plena piedra excavada, hasta paseos en globo aerostático, una de las mejores maneras de obtener una visión de conjunto que quedará grabada a fuego en la
retina.

... Gracias por leer ...

__________________________________________________________

Links de interés:

http://www.peterloud.co.uk/photos/Turkey/Turkey_6.html
Incluye pinturas de las cuevas de Capadocia.

http://www.turquiacapadocia.com/
Para saber más sobre esta interesante región.



domingo, 30 de mayo de 2010

Averno glacial


Nos encontramos en la Antártida. Una gigantesca masa de hielo perenne, puesto que el Ártico es pura agua congelada, y el continente austral sin embargo se sustenta en tierra firme. Catorce millones de kilómetros cuadrados - una vez y media la superficie de Europa -, de puro blanco.

Aquí las condiciones climatológicas son extremadamente adversas. Vientos huracanados e implacables, temperaturas que no suelen ni acercarse a los 0ºC, y cuyo récord mínimo es de nada menos que -89ºC.




















No obstante, alberga vida. En forma de artrópodos que subsisten en condiciones en las que cualquier forma de vida compleja sucumbiría, en las frías aguas que rodean a las banquisas de hielo. Algunos líquenes, e incluso animales de notable tamaño, como las simpáticas focas del mar de Wedell, cuyos orondos cuerpos hacen las veces de almacén de grasa - de otro modo perecerían congeladas, puesto que la grasa es un genial aislante térmico -. Sin olvidarnos por supuesto de los numerosos pingüinos, siendo el más popular y de mayor tamaño el pingüino emperador. Agrupados en colonias de hasta algunas decenas de miles de ejemplares, crean una especie de isla de calor, que eleva la temperatura en el centro de la colonia nada menos que 60ºC por encima de la exterior. Esto es importante para el bienestar de las crías, por ejemplo, hasta que consigan más grasa.


Aún habiendo citado esos encantos biológicos, nos encontramos aquí por otros motivos - que en última instancia también están relacionados con la biología -.

Es aquí, en este recóndito rincón del planeta, donde se han descubierto diversos lagos salados subterráneos. Por ejemplo, el lago Vostok, del tamaño del lago Ontario. Se sospecha, por diversos estudios en los que se han realizado perforaciones, que podríamos asistir en los próximos años al descubrimiento de un inmenso lago mucho mayor que los demás.

Además de los lagos en sí, se sabe que hay una complicada red de ríos subterráneos, tan largos como el Támesis, de unos 400 kilómetros, que comunican unos lagos con otros.

Respecto al por qué de que encontremos agua líquida ( a -3º) bajo el hielo a más de 400 metros de profundidad, hay varias teorías barajables. Por ejemplo, que el hielo al ser mal conductor térmico, cree una especie de aislamiento que impida la congelación total o que la presión de toda la capa superior derrita el hielo de más abajo.

Con todo, el mayor interés de este lugar, radica en haber encontrado bacterias casi criogenizadas, es decir, vida en uno de los entornos más inhóspitos del planeta. Su metabolismo se basa en la respiración de hierro en lugar de oxígeno, aunque no sea escaso, puesto que sin ir más lejos la concentración en el agua es de unas 50 veces superior a la normal.


A la izquierda, un prototipo de Cryobot. A la derecha, el Hydrobot que se desprendería de él.

Haber encontrado vida en estas condiciones, supone que podría haberla, por ejemplo, en los lagos helados de la luna Europa, de Júpiter. Para saber más de estos lagos, se están mandando ''Cryobots'', que como su nombre indica son robots que trabajan en el hielo, perforándolo, y haciéndose paso hasta estos lagos para estudiarlos de primera mano. Se estudia también que incorporen ''Hydrobots'', que al llegar a la masa líquida, naveguen analizando las formas de vida que allí encuentren.

Tal vez, después de todo, la vida sea un fenómeno físico-químico de espectro más amplio del que se esperaba, no tan especial. Tal vez, en unos años, los hallazgos antárticos se repitan bajo la superficie congelada de la luna joviana.

...Gracias por leer ...

martes, 27 de abril de 2010

La costa del veneno


Hablar del África Occidental, más concretamente, de Benín, Togo y la costa nigeriana, es tratar en cierto modo un crisol de temas, y es que es sin duda la zona más variopinta del continente negro, su corazón, el punto más dinámico.

La vigorosa explosión demográfica de esta zona, probablemente no tenga parangón en el mundo entero. Los países que integran el África Occidental, poseen todos una fuerte natalidad, una media de unos cinco hijos por mujer. Si bien es cierto que la mortalidad, infantil ante todo, es elevadísima.

Ciudades como Lagos, la capital de Nigeria, experimentan un vertiginoso aumento poblacional, nutrido en parte por la emigración rural. Una ciudad mediocre no hace más de veinte años, que ahora ha desbancado a prácticamente la totalidad de ciudades modernas. Más de trece millones de habitantes se aglutinan en esta caótica urbe, de desproporcionadas dimensiones.
Está claro que las infraestructuras no pueden extenderse a la misma velocidad que las viviendas. Y lo peor es la ubicación. Situada en una albufera que da al golfo de Guinea, es el caldo de cultivo perfecto para los plasmodium que causan la malaria, y para los mosquitos que los transportan.

Otra de las grandes taras de esta ciudad, es la proporción de infectados por VIH, que crece como la espuma, y en sectores como el de la prostitución, alcanza cotas espeluznantes. No obstante, la población es joven, y son gentes optimistas, vitales y felices. Algo así como la antítesis a una Europa alienada, depresiva, envejecida y aséptica


Si continuamos nuestra travesía hacia el Oeste, pasando por el angosto país de Togo, llegaremos a Benín, y aquí merece la pena hacer un inciso en el que viajaremos al lado más oscuro del continente negro;

Muchos habréis oído hablar del vudú. Esa religión animista que tan bizarra nos resulta. Es ciertamente impactante contemplar una ceremonia, en la que aquellos que pretenden contactar con los espíritus del más allá, siguen unas pautas hasta alcanzar un estado de trance.
Toda esa gente danzando, y algunos elegidos cuyos ojos se encuentran virados y en blanco...ya fuera del mundo cotidiano, tratando de comunicarse con los ''loas'', espíritus intermediarios entre el mundo de los vivos y el de los muertos.Es tal vez esa capacidad de anexionar la rutina diaria con una especie de universo paralelo, lo más fascinante del vudú. Y como no... los muñecos torturados, perforados por agujas, que denotan el carácter vengativo de la magia negra, que proviene de gentes muy pasionales.

Y esas gentes pasionales, aunque el vudú más famoso sea el practicado en Haití, no hay que olvidar que encuentran sus raíces en el África Occidental. Fruto del tráfico de esclavos llevado a cabo por las metrópolis europeas, fue que el vudú logró extenderse hacia América.


Pero si insistimos en el más arcaico, lo encontramos en esta región. Pues bien, es en Benín, y en su capital Cotonú, donde encontramos tal vez la máxima expresión del vudú y todo lo que pueda implicar. Por ejemplo la obtención de materiales de todo tipo, que en una religión animista, son imprescindibles. Todos los objetos tienen propiedades más allá de las organolépticas o de valor sentimental que cualquiera pudiera advertir. En el mercado de 'Le Fetiche' de la capital, encontraremos un inmenso cajón de sastre para toda esta miscelánea de lo grotesco, o mejor dicho, de lo oculto.


No contentos con semejante descubrimiento, es de notable impacto el conocer la forma en que estas gentes expresan su pasión... tanto de forma positiva, como negativa. Y la negativa es bien curiosa.

Se habla por ejemplo, de envenenamiento con mariposas. Suena contradictorio... algo cruel, violento y doloroso, que parte de un frágil e inofensivo insecto. Es la sutilidad, otro de los aspectos interesantes de este tipo de ataques. Si alguien te ha hecho daño, puedes conseguir unas mariposas -vivas obviamente-, y darles a oler algún objeto o prenda que utilizase la futura víctima. Con su finísima recepción química de los olores, está claro que los lepidópteros, son mejores que un sabueso. Acto seguido, envenenamos las patas de las mariposas, y las dejamos ir. Seguirán al infeliz objetivo de nuestra cólera, y al posarse...et voilà.

Seáis o no escépticos, sin duda son maneras ingeniosas.


Es esta, una fascinante tierra, la del delicioso chocolate marfileño, la de los majestuosos árboles baobab de inmenso tronco, un lugar de gran biodiversidad, de tribus variopintas. Un lugar en parte anclado en el pasado, vetado al desarrollo, pero en parte rebelde y sediento de romper los grilletes que le encadenan a la maldición africana.

domingo, 7 de febrero de 2010

Sufrimiento de un pueblo, fanatismo de un hombre

ESPECIAL SOBRE AUSCHWITZ-BIRKENAU

Situado en territorio Polaco, el trístemente famoso campo de concentración de Auschwitz.


En este lugar se produjo una de las mayores masacres que la historia ha conocido, y sin lugar a dudas, la que más impacto ha causado en Occidente. La ideología nacional-socialista iba ganando adeptos en una Alemania lacerada y humillada por Europa tras la Primera Guerra Mundial y el Tratado de Versalles.

Habiéndoles vetado de toda posibilidad de expansión, los germanos sentían que su país era el hazmerreír del continente. En esos tiempos, el pueblo necesitaba recobrar el carácter firme, una estable producción primaria y desarrollar aún más la industria. En ese momento, el nacional-socialismo, era la salvación que todos atisbaban. ¿Qué mejor que un gobierno autoritario, que reivindicase al país y al orgullo patriótico, un gobierno práctico que quisiese que Alemania renaciese de las cenizas con gran presteza, cual ave Fénix?


Fue entonces cuando aparecieron personajes del calibre de Adolf Hitler. Un hombre que jamás había destacado en nada de lo emprendido, pero que de todos es sabido, poseía una increíble elocuencia y don del habla. El portavoz perfecto para el gobierno perfecto. En pocos años, Hitler fue subiendo peldaños hasta llegar a hacerse con el mando del partido nacional-socialista (nazi), digamos que se desquitó de sus anteriores fracasos o sinsabores creando ese férreo baluarte germánico, que era su partido.

Hitler supo como nadie hacer florecer a la nación, siguiendo ideales antimasónicos y antisemitas, dando a conocer que éstos eran la lacra, la decadencia de los pueblos. Proclamaba la total superioridad de la raza aria; pretendía una autarquía total en su Estado, como bien solían desear todos los gobiernos de ese tipo. Pero la cosa no quedaba ahí, el fanatismo nazi llegaba al extremo de ensoñaciones tales como el control total del mundo conocido, siendo Alemania el núcleo.


Pronto comenzaron sus ofensivas bélicas que devastaron Polonia en el año 1939; la capital, Varsovia, quedó hecha añicos, y la visita de los alemanes dejó bien claro a los detractores del nacional-socialismo, a lo que se atenían.


Los ataques del ejército alemán eran fulminantes, tanto es así que apareció el término 'Blitzkrieg' - guerra relámpago - dada la velocidad a la que sucumbían sus objetivos. Surgieron conflictos con la vecina y totipotente URSS. Stalin veía al gobierno y ante todo al ejército alemán como una amenaza para la supervivencia de su nación. Tanto empeoraron las cosas que los alemanes decidieron atacar finalmente, sabiendo que la guerra iba a ser dura. Rusia contaba con la ventaja de la extensión territorial para desgastar a los alemanes.

Una vez éstos, en una demostración de poderío sin antecedentes, llegaron a las puertas de Stalingrado, cerca del cáucaso, se libro una cruda batalla en la que los alemanes conocieron la derrota.


A partir de ahí, llegó el declive. Los intentos de posesión de las Islas Británicas no acabaron del todo bien; la RAF (Royal Air Force) sabía como derribar a los temidos Stuka bombarderos alemanes. En cielo inglés se libró una de las mayores contiendas aéreas de la historia. Pese a los intentos diplomáticos de Alemania para con Inglaterra, no hubo acuerdo. El desembarco de Normandía, la mayor operación anfibia de la historia, supuso un jaque al ejército alemán por el frente del este. Pearl Harbor fue bombardeado por los japoneses en diciembre de 1941, lo que no hizo más que enfurecer a los estadounidenses, con lo que todo el apoyo alemán - japoneses e italianos - se veía amenazado.
Italia por suparte fue un aliado muy deficiente para Alemania. En el libro 'El ocaso de los dioses nazis' de Ramón Garriga, se expone algo así como el carácter latino despreocupado como la némesis culpable de la ineficiencia del ejército italiano. Alemania fue perdiendo posesiones por los cuatro puntos cardinales. Rommel, el genial coronel que comandaba en el norte de África, no fue menos.

Finalmente en 1945, con apoyo americano inclusive, Berlín fue tomada por sus cuatro costados, y profusamente bombardeada. Hitler, en su búnker, se suicidó, poniendo fin a una de las etapas más oscuras de la historia moderna. Cabe destacar que en verano de ese año, Estados Unidos lanzó las bombas atómicas 'Little Boy' y ' Fatman' sobre Hiroshima y Nagasaki respectivamente, quedando el mundo atónito ante el poder destructivo de semejantes armas. Ahí concluyó la horrenda Segunda Guerra Mundial, con la rendición de Japón ante el bando de los aliados. Tras de sí dejó un daño difícilmente reparable y que perduraría durante décadas, incluso a dia de hoy sigue remanente.

Pero tras esta especie de prólogo, trataré el tema de Auschwitz.
Si bien Hitler se enfocó más en el terreno militar, fue su camarada Himmler el que llevó el culto a la raza aria y la xenofobia a su máximo exponente. Se crearon campos de concentración por toda centroeuropa a los que eran conducidos los 'errores de la naturaleza'; gente con discapacidad, ancianos 'no útiles para la sociedad', y ante todo, judíos.

Seis millones de almas fueron segadas durante el mandato nazi en esos campos, y Auschwitz-Birkenau constituye la piedra angular de todos ellos. A la entrada del campo aparece esa inscripción: ''Arbeit macht frei'', ''el trabajo hace libre''.

Y es en el lugar, donde cientos de miles de personas fueron totalmente engañadas. Trabajar para el mantenimiento del campo no les haría libres. Ataviados con los ya famosos pijamas de rayas, los adultos cumplian extenuantes horarios y recibían una ración de alimento irrisoria, que en pocos días les dejaba raquíticos.


Muchos niños y ancianos eran llevados en masa a las duchas, gran parte nada más llegar al campo de concentración. Esas duchas no eran más que una trampa letal. Cuando se hallaban dentro, se abrían los respiraderos por donde penetraba a la sala un gas neurotóxico; el Zyklon-B, que provocaba síntomas graves y dispares, desde la relajación de los esfínteres hasta la paralización del diafragma, sobreviniendo la asfixia tras un sufrimiento indescriptible.

Una vez el silencio y la muerte reinaban en la habitación, entraban los 'Sonderkommando', quienes limpiaban los cadáveres de cualquier posesión de valor, y posteriormente trasladaban a los crematorios, donde eran incinerados. Muchos Sonderkommando probablemente manipulasen cuerpos de conocidos o incluso familiares.

Es increíble la manera tan cruel en que estas actividades fueron realizadas, es indignante el modo en que el fanatismo nacionalsocialista exterminó de esa manera a millones de personas. Una historia que parece ficción de lo dantesco de su esencia, pero tan real como el enclave en que sucedió. Auschwitz, si bien es el núcleo de la pesadilla, es un lugar que no debe quedar en el olvido, para que acontecimientos como esos, queden grabados en las mentes de jóvenes y ancianos. Para que algo así de infernal, jamás vuelva a suceder.


De todo esto, mucho se ha escrito y filmado. Si queréis empaparos del tema, puedo recomendaros encarecidamente dos películas, y un libro. 'La vida es bella' y 'La zona gris' retratan de manera casi opuesta lo acontecido en campos de concentración. En la primera priman la alegría y las ganas de vivir, dentro de un contexto trágico. La segunda, una película austera y silenciosa, con varios protagonistas. El libro; 'El ocaso de los dioses nazis', una fenomenal crónica del surgimiento, evolución y decadencia del III Reich alemán, por Ramón Garriga, periodista español que vivió en Berlín durante la II Guerra Mundial.

Espero que hayáis aprendido con este post, y ante todo, que os hayáis concienciado del daño que puede causar el seguimiento de una idea sin pies ni cabeza, puesto que la xenofobia y cualquier tipo de exclusión fortuita y sin fundamentos, es una lacra en esta sociedad. La lacra de la ignorancia y de la cobardía, puesto que la extrema postura que tomó el régimen nacional-socialista solo puede responder a una intransigencia cobarde, incapaz de aceptar la multiculturalidad, cegados por la baja estima que tenían del país que otrotra fue potencia.

No obstante, Alemania supo resurgir como pocos pueblos de las calamidades de la guerra, y ahora brilla con luz propia. Polonia, una de las mayores víctimas de esa guerra, hace lo mismo. Tuve el honor de conocer a una polaca, y os puedo decir que se trata de una bellísima persona, con amor por la vida y un balance exquisito de valores formales y ganas de vivir. Polonia representa un pueblo tímido en su exterior, pero con un potencial de maravillas a ofrecer, que el día que se den a conocer, el mundo entero sucumbirá a sus encantos. No dudaré en dar a conocer más de este bellísimo país, pero supongo que el comienzo es el comienzo, y Auschwitz es un punto de partida que nos hace comprender mucho sobre el carácter de esta espléndida gente.

Pensé en incluir una parte del epílogo de Ramón Garriga en su libro, pero me parece infracción de los derechos de autor por un lado, y en este contexto, algo así como apología de la persona de Adolf Hitler - no tanto por lo que se diga sino por cuanto se centra el texto en él - y es mi última intención.

· · ·

Gracias por leer.

sábado, 6 de febrero de 2010

Madre aborigen


Es como si en el desierto australiano se hubiese librado una cruenta batalla; teñido de rojo, gobierna casi la totalidad del continente-isla, salvo la zona subtropical al norte y la fértil costa que lo va bordeando en el exterior. Aquí, donde se dan la mano temperaturas extremas y la ancestral cultura aborigen, muy orgullosa de sus raíces y que llegó a resistir en parte el violento embite de los colonos europeos, se yergue una mole gigantesca de arenisca. Una inmensa roca que se eleva casi trescientos cincuenta metros sobre la desértica superficie circundante, y que aún esconde gran parte de su silueta bajo tierra. De casi diez kilómetros de perímetro. Se trata de Uluru, más conocida como Ayers Rock.

Este lugar, que de manera tan serena domina el desierto, como una madre protectora, es sagrado para los aborígenes australianos, quienes se muestran un poco reacios al hecho de que sea el principal enclave turístico del interior del país. No obstante se han tomado varias medidas al respecto, por lo que el impacto turístico es mínimo.

Estos nativos del lugar, piensan que Ayers Rock y otros lugares llamativos son los restos de ciudades construídas en el 'Tiempo de los Sueños', una época que concluyó hace mucho, y en la que piensan que seres del espacio llegaron aquí y trajeron la prosperidad.

De hecho hay muchas pinturas rupestres esparcidas por Australia que reflejan este pensamiento, como un extraño cosmonauta en Kimberly, al noroeste del país.




















Estos seres son llamados 'wandjinas' por los aborígenes y las pinturas difícilmente podrían considerarse una farsa, puesto que han sido datadas con más de quince mil años de antiguedad. Esto ocurrió al realizársele una prueba de carbono-14 a un avispero fosilizado que se hallaba sobre una de esas pinturas. El avispero data de hace diecisiete mil años, por lo que las pinturas, deben ser aún más antiguas. Según la mitología del Tiempo de los Sueños, estas pinturas han de ser protegidas puesto que de lo contrario, los wandjina producirían catástrofes naturales - están relacionados con la meteorología entre otras cosas -.

Como habréis podido comprobar, el interior del subcontinente australiano depara muchas sorpresas, algunas surgidas de la caprichosa geología, y otras que podrían provenir del mismísimo espacio exterior.

Para finalizar, una cautivadora imagen de Uluru al atardecer.


· · ·
Gracias por leer

jueves, 4 de febrero de 2010

Blanco impoluto



Imagina que te encuentras en una salina. Una verdadera salina, de suelo blanco y granulado, que daña la vista de la claridad que refleja. Ahora imagina que está aislada, que no hay absolutamente nada a kilómetros a la redonda. Imagina por un momento que te encuentras en una enorme planicie blanca que se extiende hasta donde alcanza la vista, hasta un horizonte donde se perfilan tímidamente las montañas.

En el salar de Uyuni, en Bolivia, encontrarás eso. Y no está en tu imaginación, está en Sudamérica.
El país andino, único en su subcontinente que no tiene salida al mar, lejos de ser un rincón a medio desarrollar y sin encanto alguno, esconde lugares de infinita belleza, claro está, una belleza alternativa al canon habitual. Este prodigio paisajístico de la naturaleza cubre una vastísima extensión. De hecho, la superficie del salar es similar a la de la provincia de Granada. Dicho de una manera más espectacular, cabrían en él un millón y medio de campos de fútbol.

La majestuosidad del lugar se pone de manifiesto en el alba y el ocaso, cuando se da una sucesión de magníficos colores; azules, lilas y blancos. Por otra parte, hay zonas de la salina que son un auténtico espejo del cielo, y el visitante puede sentir como si estuviese flotando en el vacío.
Una vez más, el mundo logra deleitarnos con paisajes de ensueño, pero tan reales como la vida misma. O la sal con la que pueden levantarse edificaciones tan singulares como el único hotel hecho enteramente del dichoso cloruro sódico, toda una atracción.


Pero en ese rincón de Bolivia no ponen su atención sólo los amantes de lo curioso, sino también grandes multinacionales. Esto es así debido al descubrimiento de que el subsuelo de la salina contiene la mayor concentración de litio del mundo. De hecho, sin cubrir ni una diezmilésima parte de la superficie terrestre, el salar tiene el cuarenta por ciento de la reserva mundial de ese elemento.
¿Podrá Uyuni parapetar la economía de Bolivia y sus aledaños a niveles insospechados? Huelga decir que el litio es un material de primera necesidad para objetos tan comunes como son las baterías de los teléfonos móviles, dado que es el metal más liviano que existe.

Ignorando aún el alcance de este hecho, dejémonos llevar una vez más por la paz que provoca esta tierra inerte. Olvidémonos del frenesí del mundo. Contemplemos como se pone el Sol un día más tras este níveo océano, tan salado y con tan poca agua.


···
Gracias por leer

Abadía insular




Esta vez el objetivo del blog es un lugar por todos de sobra conocido. Se trata del Mont Saint-Michel. Posiblemente el lugar más emblemático de Francia tras su capital. Antiguamente, su abadía de estilo gótico-flamígero era una fortaleza inexpugnable, a la que pocos podían llegar en momentos de marea alta, y eso fue el principal motivo que la salvó del ataque de los ingleses en la Guerra de los 100 años.

No obstante, más atrás en el tiempo, en el momento de su construcción, sí se encontraba unida a tierra. Se dice que la acción erosiva del cercano río Couesnon, y una serie de fuertes mareas y procesos de subsidencia -hundimiento del suelo-, aislaron el lugar.

Hoy día, el Mont St. Michel ha perdido parte del romanticismo que poseía, puesto que con la nueva carretera y el gigantesco párking, llegar allí es mucho más simple. Todo eso sin contar el enorme acúmulo de sedimientos que suponen estas obras, dejando el monte rodeado de arena casi constantemente.


Más de tres millones de turistas visitan el peñasco cada año, revitalizando un pueblo de apenas cuarenta habitantes, y sólo una docena de monjes en la abadía.

El gobierno francés es consciente de que el turista, cada vez más difícil de satisfacer y siempre en busca de lugares con carácter propio, desea nuevas experiencias.
Por ello, pretenden llevar a cabo una empresa que hasta el momento ha sido hipotética por completo. Quieren devolver a la bahía la fuerza mareal de antaño.

Para empezar, se represará el río Couesnon - la obra se completó hace pocos meses -, con lo cual abrirán las compuertas para que entre el agua en pleamar, y se soltará en bajamar, aumentando así la potencia de las mareas. A continuación se pretende eliminar la carretera y el gigantesco parking de 15 hectáreas, con lo que se devolverá una importante superficie de arenal vírgen. Por último construirán un puente peatonal. La única manera de acceder al promontorio será a pie, devolviendo el espíritu peregrino de tiempos medievales. El proyecto no afectará a la mecánica natural de marea, simplemente arrastrará mar adentro los sedimientos que amenazan con dejar Mt. Saint Michel unido a tierra para siempre.


Como podéis ver, la mano del hombre a veces también actúa de forma positiva. Esperemos que más proyectos como este surjan de ahora en adelante para devolver la magia a sitios tan espectaculares como este rincón de Francia.

···
Gracias por leer

sábado, 30 de enero de 2010

Abismo insondable


Como podréis comprobar, la fosa se encuentra formando un triángulo con Filipinas y Japón.

Un lugar que jamás conoció la luz del sol. En el océano Pacífico, donde la placa tectónica del mismo nombre subduce -se hunde- contra la placa filipina, se encuentra el punto más profundo de la Tierra. 11.033 metros de profundidad. Tan profunda es la fosa, que si introdujéramos en el océano a la isla de Manhattan de manera vertical, quedaría sumergida en su totalidad, a excepción del barrio de Harlem.

Este lugar jamás ha podido ser explorado de forma directa por el hombre. La presión que comprime el lugar es mil veces superior a la que sufrimos nosotros, debido al peso de una columna de agua de once kilómetros de altura.

En un medio abisal como es el caso, el mundo que conocemos deja de tener mucho sentido. Como ya cité antes, el Sol, que es el motor del mundo terrestre, deja de influir en este mundo inferior.

No obstante, la vida nos vuelve a sorprender, y nos deja bien claro que no se trata de un lugar estéril. Eso sí, la fauna se torna tétrica; los animales son de aspecto primitivo, con la mayoría de sus sentidos atrofiados puesto que aquí hay menos estímulos que sentir, pero tremendamente especializados en otros como el tacto o el olfato. La exploración de la sonda Challenger, que da su nombre al punto más profundo de la fosa - el abismo Challenger - dio a conocer al mundo especies como un calamar gigante del género Architeuthis. Parece increíble que criaturas tan colosales puedan subsistir en un lugar como este.


Un especímen del género Architeuthis a escala.

Y nuevamente, la paradoja regresa.

Es precisamente en estos fondos oceánicos donde la vida se encarga del ''sector primario'' del ciclo de producción en la biosfera. Quiere esto decir que las bacterias y gusanos que se encuentran en las fumarolas - chimeneas por donde escapa el calor del interior del planeta, no necesitan siquiera de la luz para crecer. Se bastan de compuestos como el metano (CH4) tan abundantes en los fondos oceánicos, para llevar a cabo su metabolismo y servir de sustento a especies más complejas. Asimismo resitirían perfectamente extincione masivas que podrían acabar con el resto de especies.

Aún con todo, el fondo de los océanos es el lugar menos explorado por el hombre. Dicen algunos que en proporción, se sabe menos de él que del espacio exterior. Es un lugar vastísimo, ocupando una vez y media la extensión de la tierra firme, y del que sólo podemos saber lo que nos digan los batiscafos, mini-submarinos de movilidad limitada que dan a conocer columnas de agua y no áreas enteras. Por tanto, ¿quién sabe si el futuro no nos depara el descubrimiento de especies presuntamente extintas, nuevas especies...y algún ser que sorprenda a la humanidad como nunca otro lo haya hecho?


Algunas de las criaturas abisales, que parecen sacadas de una pesadilla.

Aquí finaliza mi homenaje a un lugar que todavía a estas alturas, nos permite soñar.

¿Deseas compartir con el blog tus viajes o experiencias?

¿Deseas compartir con el blog tus viajes o experiencias?
Manda un correo con un boceto de lo que piensas exponer y lo desarrollamos en conjunto.

Directorios de blogs

Más tráfico para tu blog BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog Blogalaxia Mi Ping en TotalPing.com