jueves, 10 de noviembre de 2011

Eficiencia escandinava



Veinte kilómetros separan la capital danesa de la principal ciudad del sur de Suecia, Malmö.Un inmenso puente, el de Oresund, salva la distancia interponiéndose de manera transversal a las aguas del Báltico.

Es la entrada a una tierra de ensueño, de espíritu norteño. Es la entrada a la península escandinava. Allí donde Montesquieu diría, con total acierto, que el severo invierno y el templado verano ha gestado una sociedad que se preocupa en todo momento por ser eficiente. Y es que el frío despierta las mentes. Si a eso le unimos baja densidad de población, una práctica totalidad de clase acomodada y la tradicional escasez de inmigración, damos con unos países nórdicos que las tienen todas consigo para brillar con luz propia. Esa luz que tanto les niega el sol.

Un ejemplo de su desarrollo racional y sostenible, fruto de la preocupación por el impacto de sus decisiones, es el propio puente de Oresund. Para cubrir la distancia total de unos veinte kilómetros que separan Copenhague de Malmö, se necesitaba un punto de apoyo en el camino, que bien pudo ser la isla de Saltholm “islote de la sal”. La inmensa mayoría de naciones habría procedido a actuar sin mayor dilación, pero todos sabemos la pasta de la que están hechos los suecos.



El uso de las energías renovables queda patente en esta foto. Aerogeneradores en mitad del mar Báltico.

Si el puente pasaba por el islote, afectaría de manera irreversible a las comunidades de aves, a la flora y, en definitiva, al conjunto de organismos. De modo que crearon la isla artificial de Peberholm “islote de la pimienta”, para expandir el puente y cubrir la distancia más allá del mismo, a partir de los ocho kilómetros. Dejaron intacto el ecosistema de Saltholm y además, lograron que surgiese vida adaptada en el de Peberholm. La tierra utilizada para su creación, poseía semillas, y algunas aves también habitan en el nuevo fragmento de tierra. No es lo mismo que acuda vida adaptada, a que se cercene la ya establecida en otro hábitat.

Son los suecos un pueblo experto en el menaje del hogar, al igual que los daneses, y ésto en cierto modo tiene que ver con la climatología y las horas de irradiancia lumínica. Desde tiempos atávicos, los pobladores de esta península han pasado sus vidas en el interior de cálidos y confortables hogares. De ahí que su arquitectura y diseño sean referente a nivel mundial.



Tres perspectivas del fantástico Turning Torso.

Malmö destaca en ese campo a golpe de vista. La silueta helicoidal del Turning Torso se eleva ciento noventa metros sobre el cielo de la ciudad, abrazándose a sí misma. Una estructura lateral saliente, parece formar las vértebras del particular “torso retorcido”.
No obstante, cabe destacar que el arquitecto que diseñó el rascacielos residencial, fue el español Santiago Calatrava. Si bien es cierto que el lugar indicado para llevar a cabo tan elegante concepto, sería uno de los países escandinavos. En armonía con su entorno, se erige simbólico, guardián de la ciudad.

Pero el encanto de Malmö no acaba aquí. La ciudad da cobijo a la mayor biblioteca de toda Suecia, una fenomenal obra del arquitecto danés Henning Larsen.



Y siguiendo nuestro periplo de halagos a la urbe, cabe destacar que ostenta el título de “ciudad sueca del arte”, albergando más de treinta museos y galerías. De entre ellos, destacan el Konsthall, museo de arte contemporáneo abierto en 1975, de diseño minimalista y fascinante, tanto como las obras que alberga en su interior, y el Malmö Museer.



Exposiciones en el Konsthall.

De éste último, decir que su finalidad es la de preservar la cultura de la región, por lo que el contenido de sus exposiciones es variado en grado sumo. Desde restos arqueológicos, a museo de historia natural, historia y tecnología, pasando por textiles, exposiciones de la industria local y un largo etcétera. Un hecho curioso, es que el castillo renacentista de Malmöhus, el más antiguo de este estilo en toda Escandinavia, forma ahora parte del museo.
Fue mandado construir por Eric de Pomerania, en 1434, cuando gobernaba sobre las actuales Noruega, Suecia y Dinamarca. Si bien el aspecto actual del mismo no se corresponde con el inicial, sino que se produjo tras una reforma hecha por el rey Christian III a mediados del s. XVI.

Debemos citar también el fenomenal castillo de Marsvinsholm, situado a pocos kilómetros, cerca de la localidad de Ystad.



Para finalizar nuestro recorrido por la ciudad más sureña del norte de Europa, conviene obtener una visión holistica, esto es, en conjunto, de la atmósfera que emana. Una ciudad verde, preocupada por el medio ambiente, con barrios enteros que se sustentan de energías renovables y con un dinamismo que le permite reinventarse y reutilizar espacios, o bien saber integrarlos con el entorno sin agredir al mismo. Os dejamos con un ejemplo de la excelente arquitectura residencial, sello tanto de la ciudad como del país, no sin antes recordar que uno de los objetivos iniciales del blog, es tomar los aspectos positivos de cada cultura.



Arriba a la izquierda, el hospital de Malmö. Las otras fotos muestran el diseño minimalista en el que se ha enfocado el urbanismo de la ciudad.

De Suecia debemos tomar esa madurez en la que concilian en armonía la evolución del bienestar humano con la del entorno, y de la que tanto le queda a buena parte del mundo por aprender. Nos despedimos de este enclave de madurez, sobriedad y elegancia bañado por el Báltico. Hasta la próxima.
_____________________________________________________________

Información adicional:

Web de turismo de la ciudad.

Web oficial del Malmö Museer.

¿Deseas compartir con el blog tus viajes o experiencias?

¿Deseas compartir con el blog tus viajes o experiencias?
Manda un correo con un boceto de lo que piensas exponer y lo desarrollamos en conjunto.

Directorios de blogs

Más tráfico para tu blog BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog Blogalaxia Mi Ping en TotalPing.com